martes, 29 de junio de 2010

GALA BENEFICA "MONTEHERMOSO POR HAITI"

Auditorio, 25 de junio de 2010

GALA MUSICAL

"MONTEHERMOSO POR HAITÍ"

Gracias a Pilar Pérez por guiar la Gala

Gracias a tantas voluntarias

Gracias a los grupos musicales

GRACIAS A TODOS

Tío Ciriaco, Vero y Nuria cantaron "LA CHICHURUBÍA"





















“Síntesis”de Montehermoso

En clave de folk”

de Zarza de Granadilla
(VER VÍDEO)



















“Verde Oliva” , música árabe y sefardí, de Ahigal


















“A LA LUMBRE”

















Pedro Miguel ,Cantaor, y Javier Osuna, Guitarra

video

David Hernández Gil, guitarra y pianista, de Hervás
GRACIAS A TODOS CONSEGUIMOS 526 €UROS

CAMPAÑA "MONTEHERMOSO POR HAITÍ"
CON LA AYUDA DEL PUEBLO DE MONTEHERMOSO Y DE AMIGOS DE LA ZONA,
(“Síntesis”de Montehermoso; “En clave de folk” de Zarza de Granadilla; “Verde Oliva” de Ahigal; “Música Celta tri-étnico”; Pedro Miguel ,Cantaor, y Javier Osuna, Guitarra)

LA PARROQUIA DE MONTEHERMOSO HA ENVIADO A HAITÍ
FIESTA “MANÁ” DE SAN SEBASTIÁN
8.000 €uros
DONATIVO DE LA COFRADÍA DEL CRISTO DE LOS REMEDIOS 1.000 €uros
DEL TALLER DE ICONOS DE LA PARROQUIA 275 €uros
DE ENTRADAS Y FILA CERO DE LA GALA MUSICAL
526 €uros

TOTAL 9.801 €uros
A través de CÁRITAS INTERNACIONAL se han hecho llegar 5.000 €uros
A través de las Religiosas del Sagrado Corazón, que viven en Haití: el resto
MAS INFORMACION EN EL BLOG DE LA PARROQUIA

GRACIAS A TODOS

video


video
video
video
video
video
video

jueves, 10 de junio de 2010

HAITI, PARA SABER MÁS SOBRE MONSANTO

PARA SABER MAS
http://www.combat-monsanto.es/

Haiti: Solidaridad con la marcha de los campesinos contra la Monsanto
Profunda indignación y preocupación provocó en los movimientos sociales que componen la Vía Campesina Brasil la noticia del regalo mortal que Monsanto está ofreciendo a los campesinos y campesinas haitianos.
Indignación por saber que las terribles consecuencias del terremoto que asoló a Haití el 12 de enero del 2010 - que dejó más de 300 mil muertos y millones de desamparados – están siendo utilizadas como pretexto para el ingreso en suelo haitiano de esta multinacional estadounidense que es líder mundial en el mercado de semillas y que produce más del 90% de todos los transgénicos plantados en el mundo.
La donación de las 475 toneladas de semillas de maíz y hortalizas puede ser publicitada como una acción de generosidad de la Monsanto con el pueblo haitiano. Pero conociendo el historial de esta multinacional, como la conocemos quienes pertenecemos a la Vía Campesina Brasil, tenemos la certeza que se trata de una infame táctica empresarial para el aumento inescrupuloso de sus ganancias. Ganancias que obtendrán a costa de la explotación de familias campesinas así como también a fuerza de destrucción de la soberanía alimentaria de Haití.
Preocupación por ver en este regalo mortal una trágica repetición de lo que ocurrió en nuestro país en la última década. En menos de 10 años, la multinacional Monsanto inició un proceso de contrabando de semillas transgénicas y su introducción clandestina a Brasil. Cuando las autoridades brasileras resolvieron tomar medidas, había ya decenas de miles de agricultores utilizando las semillas genéticamente modificadas de forma ilegal.
A pesar de las protestas y las fuertes movilizaciones de los movimientos sociales, el gobierno brasileño da muestras de su subordinación y aprueba el cultivo de 4,5 millones de hectáreas cultivadas ilegalmente con semillas transgénicas de la Monsanto. Resultado: Hoy día Brasil es el segundo país que más planta semillas transgénicas en todo el mundo. Con un área cultivada de más de 21 millones de hectáreas esta atrás solo de EEUU. 55% de las semillas plantadas en el país son transgénicas. Monopolizado este mercado – la trasnacional controla el 70% del mercado nacional - Monsanto está en libertad para imponer sus precios a los campesinos.
Además, todo campesino que planta semillas transgénicas de la Monsanto se ve obligado a pagar ‘royalties’, o sea, un porcentaje de la cosecha se entrega a la empresa productora de semillas transgénicas. Otro factor es que los productores no pueden replantar las semillas, siendo obligados a comprar para cada siembra nuevas semillas a la Monsanto. Esto viola gravemente la soberanía alimentaria y la autonomía de los campesinos.
Junto con las semillas transgénicas, Monsanto tiene también su paquete de agro tóxicos. Sus semillas son alteradas genéticamente para soportar los efectos dañinos de los herbicidas y pesticidas. El más famoso de ellos es el ‘Roundup’, un peligroso veneno acusado de ser agente cancerígeno y prohibido en varios países. Lamentablemente en Brasil el Roundup es comercializado libremente. Somos también el mayor consumidor en el mundo de venenos (en la zafra pasada se consumieron 1 billon de litros de agro tóxicos): una temible ración de 5 litros de veneno por habitante. Esto degrada nuestros suelos, afecta a las capas subterráneas de agua, contamina las lluvias y por ende nuestros alimentos. La ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria) y el Instituto Nacional de Cáncer han alertado acerca del aumento de casos de cáncer en el país, directamente ligados al creciente uso de agro tóxicos.
Los movimientos que integramos la Vía Campesina Brasil defendemos y luchamos por la soberanía alimentaria del pueblo brasileño y de todos los pueblos del mundo, incluido el de Haití. Nuestro compromiso solidario con el pueblo haitiano se lleva a cabo a través de nuestra Brigada Dessalines de Solidaridad con el Pueblo Haitiano, compuesta por más de 30 campesinos y campesinas brasileños/as que desde el 2009 están en suelo haitiano trabajando en conjunto con los movimientos campesinos en la construcción de un Haití más justo y soberano.
No podemos permitir que la catástrofe del 12 de enero sea utilizada como pretexto para abrir las puertas de Haití a los intereses mercantiles de multinacionales delincuentes como Monsanto. Además de una ilegítima y violenta ocupación llevada a cabo hace seis años por tropas de la MINUSTAH- vergonzosamente liderada por el ejército brasileño- y teniendo que lidiar con los desafíos de reconstrucción el país, el pueblo de Haití no puede sufrir este nuevo terremoto social que representaría el ingreso de semillas transgénicas.
Es por ello que manifestamos nuestro irrestricto apoyo a las movilizaciones que se desarrollarán el 4 de junio del 2010 en la región de Papay, en el departamento Central de Haití, con el objetivo de denunciar y combatir la entrada de la multinacional Monsanto y sus semillas transgénicas al país. Esperamos que esta sea la primera de muchas otras manifestaciones que impidan los planes de muerte de Monsanto y del capitalismo neoliberal en Haití.
Toda nuestra solidaridad con el pueblo luchador de Haití, heredero de la fuerza y el coraje de Capóis La Mort, Toussaint Louverture, Alexander Petion, Henri Kristophe e Jean Jacques Dessalines, ¡primeros libertadores de Nuestra América!
Fuente : ALAI, América Latina en Movimiento, 3 de junio de 2010

Haití: Marcha contra Monsanto y por la soberanía alimentaria
(Puerto Príncipe, 7 de junio 2010)
Varios miles de campesinos y campesinas de todo el país se manifestaron contra Monsanto y sus cómplices en Hinche después de la convocatoria del Movimiento de Papaye (MPP), de las organizaciones campesinas y movimientos sociales como Movimiento de los Campesinos del Congreso de Papaye (MPNKP), de TK (Tèt Kole), de la Coordinación Regional de las Organizaciones del Sur Este (CROSE), del Movimiento Reivindicativo de los campesinos de Artibonite (MOREPLA), de la Plataforma haitiana de apoyo por un desarrollo alternativo (PAPDA), Red Nacional Haitiana por la Seguridad y la Soberanía Alimentaria (RENAHSSA), de la Plataforma de las organizaciones campesinas haitianas (PLANOPA), del grupo « Kaba grangou » (para acabar con el hambre) junto con la Vía Campesina (Haití , Republica Dominicana, Brasil y Canadá) y otros países amigos como Estados Unidos, Francia e Italia , sin olvidar a los periodistas de varios medios de comunicación nacionales e internacionales.
El viernes 4 de junio del 2010, se manifestaron juntos y juntas todos y todas saliendo del centro de formación del MPP “centro Lakay” hasta Hinche (alrededor de 7 Km.) para exigir el respeto a la soberanía alimentaria del país y en contra de Monsanto y sus cómplices en Haití.
El día 3 de junio por la noche, se emitió un documental en la sala cultural de la iglesia Católica en Hinche, explicando las consecuencias negativas de los productos de Monsanto en lugares como América Latina y el apoyo que recibe dicha empresa multinacional por parte de la Administración para el Control de Alimentos y Medicinas de EEUU (FDA) para distribuir sus productos en el territorio americano.
El viernes 4 de junio, para iniciar la marcha los y las manifestantes sembraron simbólicamente maíz criollo en una granja experimental de MPP que simboliza la determinación de consumir maíz criollo a partir de semillas locales orgánicas y también plantaron árboles para marcar el día internacional de medio ambiente. Después, al ritmo del tambor e instrumentos de viento como el bambú, la música y los gritos, los manifestantes caminaron hasta Hinche con sombreros artesanales en los que se podía leer “ABAJO Monsanto” y “ABAJO Preval” y con camisetas rojas reclamando, entre otras cosas, el fin de la soberanía alimentaria. En la plaza Charlemagne, el director ejecutivo de MPP y miembro de la CCI de la Vía Campesina, D. Jean Baptiste Chavannes, leyó la declaración final escrita por las organizaciones campesinas haitianas y movimientos sociales haitianos para luego quemar parte del maíz en venenoso como gesto de rechazo del regalo mortal de Monsanto al gobierno haitiano. Después de quemar el regalo maldito, se distribuyeron semillas criollas como maíz y varios tipos de frijoles a los y las participantes.
Los y las participantes no solamente se solidarizaron con el sector campesino, sino que también aprovecharon el momento para mostrar su oposición a la política del gobierno de Rene García Preval (Presidente desde el 14 de mayo del 2006) y Joseph Jean Max Bellerive (Primer ministro desde el 11 de noviembre del 2009), acusándoles de ser cómplices del imperialismo al vender el patrimonio nacional del país.
Fuente : Vía Campesina Caribe, el 7 de junio de 2010

Marcha expresa repudio de campesinos a donaciones de semillas de Monsanto
Natasha Pitts *
Adital -
Una marcha realizada el último viernes (4), en Papay, Haití, comprobó que los campesinos y las campesinas de este país no están dispuestos a aceptar la donación de semillas transgénicas, fertilizantes y pesticidas, realizados por la multinacional Monsanto. La marcha, que también tuvo la participación de activistas de otros países, pidió también por la soberanía alimentaria y rechazó a los cómplices de la Monsanto.
Antes de iniciar la manifestación, campesinos, campesinas y demás miembros de los movimientos sociales plantaron, simbólicamente, semillas de maíz criollo en una hacienda experimental del Movimiento de Papaye (MPP). La intención de la ceremonia fue reafirmar la determinación de utilizar sólo semillas locales orgánicas y consumir alimentos saludables. En razón del Día Mundial del Medio Ambiente (5), también se plantaron árboles.
La marcha partió del centro de formación del MPP y se dirigió hasta Hinche. Fueron 7 Km de caminata y de reivindicaciones para exigir respeto por la soberanía alimentaria de Haití y para manifestar el repudio a la Monsanto y a todos los que están de su lado apoyando la inserción de semillas transgénicas en el país.
Los manifestantes llevaban camisas rojas y sombreros donde se podían leer frases de repudio como "Abajo la Monsanto" y "Abajo Preval". Además, llamaban la atención en las calles con gritos y el sonido de tambores y de instrumentos de viento. De acuerdo con Vía Campesina Caribe, además del repudio a la Monsanto, los manifestantes utilizaron la oportunidad para demostrar su insatisfacción con la actuación política del Presidente René Preval y del primer ministro Jean Max Bellerive. Ambos son acusados de ser "cómplices del imperialismo al vender el patrimonio nacional del país".
Durante la marcha, también se leyó la declaración final, escrita por las organizaciones campesinas haitianas y demás movimientos sociales del país, durante la convocatoria. La lectura del documento fue seguida por otro acto simbólico: la quema del "regalo mortal" donado por la Monsanto al gobierno haitiano. Después, se distribuyeron a los participantes semillas criollas de maíz y varios tipos de poroto.
Además de la manifestación por las calles de Hinche, el jueves (3), la Iglesia Católica exhibió un documental que esclarece los impactos negativos que, regiones como América Latina, pueden sufrir al utilizar los productos de la Monsanto. También se informó sobre el apoyo que la multinacional recibe de la Administración para el Control de Alimentos y Remedios de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) para diseminar sus productos por el territorio americano.
Muchas organizaciones demostraron su solidaridad con la lucha del pueblo haitiano. En un comunicado, Vía Campesina Brasil describió su indignación por saber que la multinacional Monsanto, productora de más del 90% de todos los transgénicos plantados en el mundo, está aprovechándose de la vulnerabilidad de Haití después del terremoto del 12 de enero.
"La donación de las 475 toneladas de semillas de maíz y hortalizas puede ser divulgada como una acción de generosidad de la Monsanto con el pueblo haitiano. Pero conociendo el historial de esta multinacional, como lo conocen los que son parte de Vía Campesina Brasil, tenemos la certeza de que se trata de una infame táctica empresarial para el aumento inescrupuloso de sus ganancias. Ganancias que se obtendrán a costa de la explotación de familias campesinas y de la destrucción de la soberanía alimentaria de Haití", señaló Vía Campesina Brasil.
Regalo mortal
La donación de la Monsanto, de 4 millones en semillas híbridas de maíz y hortalizas, fue aprobada hace pocos meses por el Ministerio de Agricultura de Haití. La justificación fue que los agricultores corrían el riesgo de no conseguir semillas de calidad para sembrar en la próxima cosecha. Dos cargamentos con 60 y 70 toneladas de semillas ya llegaron al país. Otras 345 toneladas van a ser distribuidas a los campesinos en los próximos 12 meses.
Traducción: Daniel Barrantes - barrantes.daniel@gmail.com

HAITI, CINCO MESES DESPUES

Cinco meses después
Puerto Príncipe, de junio 2010
Querida gente amiga:
Pues sí. Ya han pasado cinco meses y todo, a simple vista, sigue peor. Se ven lentos avances en la tarea de desescombrar aunque, en la mayoría de los casos, se está haciendo a fuerza de mazos, palas y manos. A este paso durará años. Se ven poquísimas excavadoras mecánicas y es que su alquiler tiene unos precios prohibitivos. Hay quien se está haciendo muy rico con esta tragedia. Cada vez que desescombra un edificio el duelo recomienza para las familias que encuentran lo que queda de los cadáveres de sus seres queridos.
El país necesita mucha ayuda pero, al mismo tiempo, fuera de las ONGs, es difícil hacerlo. Yo, afortunadamente, he encontrado la posibilidad de hacerlo, creo que por lago tiempo, en la Célula de Ayuda Psico-Social que la Conferencia Haitiana de Religiosos ha formado. Formo equipo con el P. Michel, provincial de la Congregación de la Santa Cruz, que es doctor en psicología y que dirige la Célula con enorme dinamismo y eficacia. Él se encarga de adiestrar a la gente en el estudio de casos y patologías. La otra persona del grupo es la Hna. Marie Pierre, psicóloga y también de la Santa Cruz que se encarga de la terapia de grupos y, por último, yo que me encargo de presentar qué es un terremoto y por qué se produce (el conocer el por qué y el cómo de algo es lo que quita más ansiedad). Trabajo también toda la parte del duelo para que cada uno sepa dónde está y descubra qué camino le queda por recorrer. También doy pistas para que puedan descubrir en qué estado se encuentran los niños-as y cómo deben tratarlos ellos y sus familias para ayudarles a mejorar. Además dedico mucho tiempo a ejercicios de terapia utilizando el cuerpo para que puedan ellos mismos mejorarse y después ayudar al alumnado. Nuestro trabajo se está centrando en el profesorado de diversos colegios, universidades y jóvenes voluntarios de la Pastoral Universitaria que trabajan luego como multiplicadores. Tenemos mucho más trabajo del que podemos atender.
Otra buena noticia es que hemos encontrado una casa para alquilar. Es de una señora haitiana que vive en Estados Unidos y que después del terremoto necesita alquilarla para, con ese dinero poder rehacer el muro que la rodea y que se cayó con el terremoto. Después nos queda a nosotras pintarla y adecentarla porque está con muy mal aspecto y ¡ya está bien de ver escombros y desastres por todas partes!
Lo de la casa ha sido muy importante porque así podremos retomar todas nuestras actividades con las chicas que caminan con nosotras, recibir a rscj o colaboradoras-es que quieran venir y seguir buscando una plataforma apostólica en Puerto Príncipe.
En los periódicos aparecen todos los días maravillosas promesas del gobierno sobre la reconstrucción del país. Noticias que nadie cree y que dicen va a costar muchos millones de dólares americanos. Mientras tanto la gente sigue viviendo bajo tiendas de campaña, en el mejor de los casos, y sin espera de mejora. La temporada de lluvias ya ha comenzado. Se esperan varios ciclones violentos para este año. Si ya son cenagales los campos de refugiados ¿a dónde podremos llegar?
La vida en los campos está haciendo subir a cifras nunca vistas las violaciones, prostitución, contagios de sida, robos y la dependencia, que ya era muy fuerte en el país.
Además Haití ha recibido la oferta de una manzana envenenada de manos de la Monsanto * y el gobierno la ha aceptado tan contento. La Monsanto ha “donado” toneladas de sus semillas híbridas que necesitan para crecer de sus herbicidas y pesticidas y además, no se puede guardar una parte de la cosecha para volver a sembrar con lo cual la dependencia de la Monsanto se perpetúa. Os mando un enlace de Internet donde podréis informaros de todo esto y conocer las movilizaciones que se han empezado a dar. http://www.adital.com.br/site/noticia.asp?boletim=1&cod=48359&lang=ES
La presencia de las ONGs, más de 800, está siendo positiva en algunos casos pero muy dudosa en otros. Se están produciendo casos como los siguientes: médicos haitianos que se plantean el dejar el país porque al haber tanta asistencia médica gratuita, han perdido su clientela; colegios y empresas privadas que tienen graves problemas para funcionar porque su profesorado o personal más preparado se ha ido a trabajar con las ONGs que pagan mucho mejor y en dólares americanos; comerciantes que no tienen compradores porque hay multitud de cosas que la población recibe gratis. Es una pescadilla que se muerde la cola porque la ayuda es necesaria pero no puede seguir destruyendo la precaria economía del país.
El 1 de junio asistí a la conmemoración del 4º aniversario de la fundación de Fe y Alegría en Haití. Es esperanzador ver el giro que ha tomado. Yo seguiré colaborando en la formación del profesorado.
Hoy empiezo a trabajar en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Católica (UNDH) dando clases de español. ¡Dar clases me encanta! Es una verdadera terapia para mí.
Necesitamos gente para las comunidades de Puerto Príncipe y la de Verrettes. Misiones muy diferentes. Hay para todos los gustos. ¿Alguien se anima? Sólo podemos decirles que las que estamos aquí no tenemos tiempo de aburrirnos, convivimos con un pueblo que nos enseña a diario a apostar por la vida y el campo es tan amplio que es difícil no encontrar algo interesante para hacer ni algo bonito para aprender y compartir.

No puedo terminar sin agradecer a Dolores Alexandre la magnífica reflexión sobre el “pozear” que ha colgado en la web. En estas tierras es importante poder beber y respirar hondura.
También mi agradecimiento a Kathy por su carta del Sdo. Corazón que me llegó ayer. ¡Muy buena!
No me olvido de tantos colegios, comunidades, parroquias y gente amiga que envía fondos para ayudar a este pueblo. Se está creando una red de solidaridad muy bonita.
¡Feliz fiesta del Dios del Corazón Grande!

Ya me despido. Aquí seguimos ilusionadas y trabajando, haitianas-os y gentes de buena voluntad del mundo, por el futuro de un país por inventar, porque el que había no nos gusta.
Un abrazo muy fuerte
Matilde Moreno rscj

(EL PARROCO OS AÑADE ESTE COMENTARIO PARA ENTENDER LO DE MONSANTO: * Multinacional estadounidense que es líder mundial en el mercado de semillas y que produce más del 90% de todos los transgénicos plantados en el mundo. Es conocida por producir el herbicida más vendido en el mundo bajo la marca Roundup. "La donación de las 475 toneladas de semillas de maíz y hortalizas puede ser divulgada como una acción de generosidad de la Monsanto con el pueblo haitiano. Pero conociendo el historial de esta multinacional, como lo conocen los que son parte de Vía Campesina Brasil, tenemos la certeza de que se trata de una infame táctica empresarial para el aumento inescrupuloso de sus ganancias. Ganancias que se obtendrán a costa de la explotación de familias campesinas y de la destrucción de la soberanía alimentaria de Haití", señaló Vía Campesina Brasil.)

miércoles, 21 de abril de 2010

HERMANA MATILDE, CARTA DEL 2º MES



Puerto Príncipe 12 de marzo de 2010-


Querida Gente amiga:


A los dos meses del terremoto, las noticias no son alentadoras. Estamos en un atasco. Es como si todo el mundo se moviese, menos nosotros; como si el calendario corriese para todos, menos para nosotros. El millón y medio de damnificados que perdieron sus casas en el terremoto siguen viviendo en campamentos más o menos organizados y sin esperanza de encontrar refugios más sólidos en la temporada de lluvias que ya ha comenzado.


La construcción del país (los haitianos dicen que no se puede hablar de reconstrucción porque lo que había antes no era un verdadero “país”) va para largo. Aún no sabemos dónde se planificarán los nuevos barrios. Los colegios no han recomenzado porque antes hay que demoler y desescombrar los que había para poner tiendas de campaña y poder tener clases al aire libre. ¿Cuándo veremos esto? También hay que construir plazas, iglesias, sedes para los ministerios, para las oficinas gubernamentales, hospitales, comercios… pero no sabemos dónde.


En medio de toda esta incertidumbre, la fuerza y valentía del pueblo haitiano, se pone una vez más de manifiesto. Es un pueblo incombustible. La vida ha renacido en las calles donde las mujeres venden, como antes: comida, útiles de limpieza, velas y todo lo imaginable. Así siguen sosteniendo la economía familiar, que está más débil que antes. Cuando ves lo dignas que van vestidas por la calle todas las personas, no puedes imaginar que acaben de salir de un campo de refugiados.


Se van viendo signos de esperanza y muchos de los que queremos ayudar a la construcción de un nuevo Haití vamos encontrando un camino, aunque frágil, para hacerlo. Yo, gracias a Dios, ya he empezado a caminar por el mío.


Cerca de la casa de las Hijas de Jesús, donde ahora vivo, hay un campamento que alberga a unas 65.000 personas. El hacinamiento es espantoso. Algunas familias han conseguido verdaderas tiendas de campaña pero la mayoría continúan viviendo en chabolas construidas con cuatro ramas, sábanas y grandes plásticos. El suelo es siempre tierra que, con las lluvias, se convierte en barrizal. Este campamento se llama “Campo de golf” porque era un verdadero campo de golf situado entre Delmas y Pétion Ville. Allí iban a jugar al golf los miembros de ese club exclusivo y el mismo 12 de enero fue invadido por los vecinos de los alrededores que huían de sus casas. Poco a poco se ha llenado de familias hasta rebosar. Al principio la situación era caótica. Hoy ya se han cavado algunas letrinas e instalado unos cobertizos para duchas. También van teniendo carretillas y palas para recoger la basura que crece por todas partes. En algunos puntos estratégicos se han instalado depósitos de agua potable. En el sector que yo he visitado hay:


· Una asociación judía que ha instalado cuatro tiendas para que pueda funcionar una escuelita.


· También un grupo alemán ha instalado un pequeño “hospital”, en dos tiendas de campaña y tiene un depósito de medicinas más o menos bien surtido.


· Hay una asociación de jóvenes haitianos que se llama “Movimiento para Proteger a los niños” que hace algunas actividades con un grupo de niños debajo de un toldo.


· Un grupo de médicos haitianos han improvisado un consultorio médico


· y hay también algunas otras asociaciones haitianas que quieren ayudar a los refugiados.


Me he reunido varias veces con el responsable del campamento y los directores de todas estas pequeñas organizaciones. Desde el comienzo me pidieron fondos económicos para poder desarrollar sus actividades. Son asociaciones que no conozco y pueden que sean honradas o fraudulentas así que llegué a un acuerdo con ellas: yo les daría formación para que aprendiesen a hacer proyectos (eso garantiza que sean asociaciones serias y controladas) y ellos podrían así organizar las actividades que necesitasen. Así lo hemos hecho. Cuando terminó la última reunión que he tenido con ellos para esto me dijeron: Muchas gracias porque nos has enseñado a “pescar”.


Es así como yo veo que puedo ser educadora en mitad de este desastre: ayudar a la gente a que pueda organizarse por sí misma sin depender de ayudas más o menos caritativas.


A nivel personal estoy comenzando a vivir un periodo más esperanzador porque veo en qué puedo ayudar. Ya tengo varias actividades, que me cogen el día entero, y que resultan útiles para la gente en estos tiempos tan difíciles y tan raros.


El 27 de febrero nos reunimos en el patio (normalmente todo se hace ahora en los patios. Unas veces porque no hay casas en condiciones seguras y otras porque la gente está tan traumatizada que no soporta entrar en un edificio) de las Misioneras de Cristo Rey para celebrar una Eucaristía por las religiosas y religiosos muertos. Fue una celebración verdaderamente triste. Las comunidades están destrozadas. ¡Tanta gente muerta!, la casi totalidad de los colegios reducidos a escombros y las casa de las comunidades derrumbadas.


Al final de la celebración se convocó a las religiosas y religiosos con formación en psiquiatría, psicología o pedagogía terapéutica a una reunión para tratar de organizarnos. Todas las congregaciones religiosas piden ayuda para tratar a sus miembros y no hay mucha gente preparada para ello. Nos juntamos 11 personas y formamos una Célula de Ayuda Psico-social. Esta Célula recibe la peticiones de ayuda y ofrece las personas-recurso con las que cuenta.


Yo presenté un plan para trabajar con los niños y niñas afectados, que son la mayoría del país. Llevaba mucho tiempo pensando en ese plan. Ya saben que el terremoto me pilló en México y ya allí empecé a recopilar material. Las hermanas de México-Nicaragua me facilitaron uno muy bueno que ellas habían trabajado después del Mitch y de otros desastres (¡Gracias Chelilú!). Me puse rápido a traducirlo al kreyòl y a adaptarlo a la mentalidad haitiana. Para la corrección final me ayudaron dos religiosas de una congregación autóctona, que forman parte de la Célula. Lo pude presentar, ya terminado, en la reunión de ayer 11. Ha salido un cuadernillo muy atrayente de más de 40 folios que ayudarán a las personas de los diferentes lugares a organizarse en Grupos de Salud Mental. Hay un apartado importante para orientar el trabajo de monitores-as y maestros-as con los niños.


El próximo martes tengo una reunión con los responsables de 10 campos de refugiados, de Turgeau, una de las zonas más afectadas de la ciudad, que han pedido ayuda a la universidad Quisqueya (una de las más prestigiosas del país) para trabajar con los niños. La universidad nos los ha remitido a nosotros. Veremos a ver cómo nos organizamos porque las demandas son multitudinarias.


Le he propuesto a Aníbal, párroco de Kazal, el pasar la Semana Santa allí, en su puebl, aprovechando esos días para tener algunas sesiones de terapia con los profesores de sus escuelas (a los que conozco y con los que he trabajado ya en varios seminarios) y darles formación para que puedan ayudar al alumnado. La idea le ha parecido buena así que allí estaré y empezaré a comprobar si el material preparado funciona o hay que hacer alguna adaptación.


Para poner en marcha todo eete proyecto estamos en coordinación con la Pastoral Universitaria que está trabajando muy activamente desde el comienzo del desastre. A ellos se deben trabajos tan importantes como el haber podido recuperar de los escombros la mayoría del archivo de la archidiócesis de Puerto Príncipe. El 21 de marzo me han pedido que participe con ellos en lo que será el final de un periodo de terapia y formación que están teniendo para poder estar en condiciones de ayudar a la recuperación psicológica de la población.


Hay otras cosas también se están “moviendo“ por aquí como por ejemplo la relación cordial entre distintos grupos de R. Dominicana y Haití. Algunos ejemplos:


ü Desde el 14 de enero la CONDOR (Conferencia Dominicana de Religiosos-as) no ha dejado de venir con efectivos de personal (enfermeras, médicos), medicinas y comida. Hemos tenido una reunión con ellos, en Haití, para planificar las ayudas. Así mismo, desde los primeros días del desastre, las comunidades religiosas de R. Dominicana han acogido en sus casas a todos los religiosos y religiosas, de cualquier congregación, que hayan sido heridos o que necesiten descansar por unos días. También nos acogen cuando tenemos que viajar a República Dominicana por cualquier razón. Miembros de nuestra comunidad han sido acogidos ya varias veces en casa de las Misioneras del Corazón de Jesús (congregación autóctona), que se desviven por ayudarnos.


ü Representantes de las Comunidades Eclesiales de Base de República Dominicana vinieron a Haití para reunirse con sus compañeros de aquí. El encuentro fue estupendo y se ha creado una red de ayuda mutua. Otro día os enviaré la carta que Marta y Aníbal han escrito en la que se relata el encuentro.


ü El 20 de marzo tendremos una celebración bi-nacional del aniversario del asesinato de Monseñor Romero en Fond Parisien, el pueblo de Haití que está más cerca de la frontera de R. Dominicana y cerca de Puerto Príncipe.


Pueden parecer cosa pequeñas pero no lo son. Las relaciones entre Haití y república Dominicana han sido traumáticas desde los comienzos de la independencia de Haití en 1804: invasiones, persecuciones, masacres… La iglesia católica de ambos países ha tomado conciencia del periodo histórico que vivimos y está haciendo todo lo posible para acercar a los dos pueblos. Es un magnífico signo de esperanza.


Muchos habéis mandado dinero para ayudar a Haití. El proyecto que acabamos de comenzar para dar apoyo psico-pedagógico a la población se va a beneficiar de eso. Necesitamos fondos para imprimir cuadernillos para los monitores de Salud Mental, para desplazamientos etc. Poco a poco iremos viendo en qué más cosas podemos colaborar. Las ayudas que vienen de los colegios irán directamente a ayudar a otros colegios.


En Verrettes estamos viendo qué puede hacer Timoun Tèt Ansanm para ayudar a los niños y niñas desplazados que han acudido allí. Cuando tengamos un plan concreto ya os lo daremos a conocer.


Otro día os daré más información sobre cómo van nuestros proyectos.


Por hoy tengo que terminar.


Gracias por vuestra ayuda solidaria.


Matilde


CARTA DE LA HERMANA MATILDE DESDE HAITI.- AL TERCER MES



14 de abril de 2010



Querida gente amiga:
Por aquí seguimos intentando ayudar a este querido pueblo a ponerse de pie. Todo va muy lento. Los campos de refugiados llenándose de barro con la lluvia y sin esperanza de mejorar. “Oficialmente” las clases se reanudaron hace un par de semanas pero son pocas las que tienen un patio para poder acoger a su alumnado en tiendas de campaña.
Hoy no voy a hablaros de mi vida y trabajo, por interesante que me esté resultando, sino de la experiencia gozosa de la Semana Santa que tuve la suerte de compartir con la Comunidad Cristiana de Kazal. Además allí estaba también mi amiga Marta así que, felicidad completa:

Semana Santa en Kazal
Kazal es una zona montañosa a no más de hora y media de Puerto Príncipe. Desde hace algo más de 10 años tiene párroco: Anibal Zilli, un buen amigo claretiano con el que me encanta colaborar. Su parroquia, organizada en pequeñas Comunidades Eclesiales de Base, es un aire fresco que habla de esa mesa compartida del Reino donde todos tenemos un lugar. Las celebraciones son sencillas participativas y fuertemente simbólicas. La gente pobre y acogedora al máximo.

Formación del profesorado
Aproveché los primeros días para dar formación al profesorado de ISMA, Fond Blan, Kay Lamy, Dangoula y Pikas, cinco de las 11 escuelas parroquiales de Kazal. Esta vez la formación fue para ayudarles a superar el trauma producido por el terremoto y para que ellos puedan ayudar al alumnado. Fue realmente bueno. Mucho trabajo con el cuerpo para ayudar a la curación del espíritu. Disfrutaron con los ejercicios respiratorios, masajes, relajación, biodanza y con pequeñas dramatizaciones sobre lo pasado. Se llevaron un buen material para poder trabajar lo aprendido en sus escuelas, en sus familias y con los vecinos. Les prometí volver, dentro de algún tiempo para darles seguimiento.
Mucha gente cree que el terremoto de debió a un castigo de Dios por los pecados del pueblo y que el fin del mundo está llegando. Como vimos que la explicación clara de lo que había pasado el 12 de enero quitaba mucha ansiedad y angustia en la gente, decidimos dar una explicación a todo el pueblo antes de la Vigilia Pascual.

La experiencia de Juliette
En estos días me acompañó Juliette, una de las chicas que quiere ser religiosa del Sagrado Corazón y que tenía esos días de vacaciones. La experiencia para ella ha sido muy buena. En la evaluación del último día me decía: “No me podía imaginar que una parroquia pudiese funcionar así con un párroco cercano que siempre tiene la casa abierta, que trabaja con la gente para ayudarles a tener una vida mejor, que da a los jóvenes tanto protagonismo, que celebra con tanta sencillez. No me podía imaginar que la gente de las Comunidades fuese capaz de organizarse en pequeñas cooperativas, banquitos de los pobres… que se interesasen tanto los unos por los otros. Todo es muy sencillo y al mismo tiempo muy eficaz. He aprendido que una iglesia así es posible en Haití.”
Durante esos días tuvo oportunidad de participar en el taller con el profesorado, de hacer muy buenas amistades, de visitar algunas comunidades y participar en las celebraciones. Creo que, de verdad, en estos días ha aprendido más que en varios meses de formación.

El molino de Fond Blan
El Sábado Santo por la mañana fuimos a Fond Blan. Todo el pueblo nos esperaba. En la camioneta llevábamos un molino para instalarlo en una caseta fabricada al lado de la iglesia-capilla. Día de expectación y fiesta. Ahora el trabajo de una mujer durante dos horas para machacar el maíz o el mijo, se convierte en unos pocos minutos a cambio de unos céntimos. Aníbal y un grupo de jóvenes de la parroquia trabajaron duro para instalarlo. Yo mientras tanto me reunía con el profesorado y los niños y niñas en la escuela. Cambios de impresiones, visita a las casa de algunos maestros, promesa de volver. Con un grupo de niños y maestros bajamos hasta el río.
Así de sencillas e importantes son las cosas por aquí. Siempre al servicio del pueblo.

Agua para Kay Lamy
Kay Lamy es otra aldea donde he estado varias veces y los profesores de ahí están participando en los talleres de formación que he dado en los últimos años con Fe y Alegría. Me puse de acuerdo con el director para subir el sábado por la tarde. Como íbamos en la camioneta, aprovechamos el viaje para transportar dos filtros de agua. Yo me preguntaba: ¿dónde instalarán los filtros si allí no llega el agua?
Cuando llegamos la escuela estaba atestada de alumnos todos con uniforme. Cantos, risas, aplausos y muchas fotos. El director me dijo: Les he pedido que vengan hoy con uniforme para que empiecen a coger el ritmo de la escuela. El lunes vamos a recomenzar las clases. Hemos matriculado a más de 20 que han perdido todo en Puerto Príncipe y se han venido a vivir con sus familias de aquí.
Después se reunió con los padres y madres que habían acompañado a los niños. El lunes, les dijo, ustedes también tienen que venir a la escuela trayendo carretillas, picos, palas… todas las herramientas que tengan porque comenzamos las obras para la traída de agua al pueblo. Ya tenemos instalados los filtros en la escuela para poder beber agua de buena calidad. Cuanto más deprisa trabajemos, antes mejorará nuestra vida.
La vuelta a casa fue festiva. Tener agua en el pueblo no es poca cosa.
También por aquí las cosas son así de sencillas e importantes. Un pueblo que aprende a vivir en clave de comunidad.

El dolor y la esperanza de Moyiz
Moyiz es un hombre de mediana edad que llegó hace unos años a Kazal hambriento y casi ciego. Su ceguera no tiene cura pero en Kazal ha encontrado un lugar motivos para vivir. Hace de sacristán en la parroquia y forma parte de una Comunidad de Base. Desde hace unos meses, con lo que él aprende en su comunidad, ha empezado a formar otra en un barrio del pueblo. No necesita llevar la Biblia porque no sabe leer, pero se aprende el texto y busca los símbolos que pueden ayudar al pueblo a comprenderlo. La comunidad lo quiere y lo respeta. Hay que verlo llevando la cruz por el monte en el Via Crucis del Viernes Santo y con qué dignidad da a besar el crucifijo en los Oficios.
Justamente ese viernes por la tarde estaba triste: ¿Qué te ocurre Moyiz? Mañana se lo cuento, contestó.
Al día siguiente supimos: se le habían muerto un cerdito y dos cabritas que estaba criando. Acababa de perder todas sus posesiones. No tenía nada.
La gente de las Comunidades se movilizó y ese mismo día por la tarde le propusieron ayudarle a montar una panadería. Moyiz no puede hace muchos trabajos a causa de su ceguera pero la Comunidad cree que puede gestionar un modesto horno de leña para cocer pan y Moyiz recobra otra vez sus ganas de vivir.
Así de sencillas e importantes son las cosas por aquí. Una comunidad que aprende a poner en práctica el Evangelio: Lo que hicisteis por uno de mis hermanos más pequeños…
Creo que lo vivido en Kazal es una buena felicitación de Pascua. Son las huellas del Resucitado.
No dejaré pasar otro mes antes de escribiros. Tengo muchas otras cosas que contaros.

Abrazos
Matilde


viernes, 5 de febrero de 2010

CARTA DE LA HERMANA MATILDE DESDE HAITI

MONTEHERMOSO ES UN PUEBLO SOLIDARIO.
SIEMPRE LO FUE, LO ES Y LO SEGUIRÁ SIENDO EN SUS NUEVAS GENERACIONES. EN LA CATASTROFE NATURAL DE HAITI LO HA VUELTO A DEMOSTRAR CON CRECES.
LA RAIZ DE ESTA SOLIDARIDAD ES QUE ESTE PUEBLO SE COMPADECE DE LOS SUFRIMIENTOS DE SUS HERMANOS, O SEA ES UN PUEBLO SOLIDARIO PORQUE CONSIDERA A LOS OTROS HERMANOS.
LA CLAVE ES "SOLIDARIDAD DESDE LA FRATERNIDAD".CARTA DE LA HERMANA MATILDE DESDE HAITI

Correspondencia ... desde Haití.
Carta enviada por Matilde Mª Moreno, la religiosa española enlace de nuestro Proyecto en Haití. Aunque ella se encontraba viajando a México cuando se produjo el terremoto nos envia a una carta de agradecimiento por nuestra cercanía e interés.Ahora, más que nunca, necesitan de nuestra solidaridad .Es importante que ante estas situaciones de pobreza extrema y dolor, reaccionemos con generosidad.Muchas gracias por colaborar .
Querida gente cariñosa que me habéis escrito:Yo salí de Haití como una hora antes del terremoto. Estoy en México, en la comunidad de Plateros.Vine para un encuentro de un grupo que se acaba de formar en la RED Latinoamericana y Caribeña de Educación Popular. La finalidad del grupo es recoger todas las necesidades de formación que tienen las personas que pertenecen a la RED trabajando en E. P. y las ofertas de las que tienen formación y/o habilidades para determinados temas. En estos días vamos a intentar elaborar un plan para que cada persona pueda encontrar la formación que necesite para su trabajo.El encuentro empieza el 15. La forma más barata de viajar desde desde Haití a México es utilizando la compañía panameña COPA, que vuela dos veces por semana desde Puerto Príncipe, así que tuve que sacar mi pasaje para el 12.Cuando llegué a aeropuerto de Panamá me conecté a Internet y me salió mi sobrina Blanca en el Messenger preguntándome "¿Dónde estás?" Yo le dije dónde estaba y me contestó: "¡Pues de buena te has librado!". Así fue como me enteré de que hacía como una hora había habido un terremoto de grado 7,3 seguido de unas 16 réplicas, cuatro de las cuales están por encima del grado 5.Paty García de Quevedo fue a buscarme al aeropuerto a las 11,30 de la noche. Llegué a la comunidad de Plateros y me conecté a Internet. Así supe lo que todo el mundo, que no vive en Haití, ya conoce. Hoy por la mañana he intentado llamar a Josefa Corrada y a otros muchos amigos para tener noticias directas, pero no he conseguido la comunicación. Allí se depende siempre del teléfono móvil y si no hay electricidad, las baterías no pueden recargarse. Desde ayer no funciona tampoco Internet.Sí me he puesto en comunicación con Tata, una hermana de Josefa, y me ha dicho que su hermana Panchi consiguió hablar con Josefa y que saben que se encuentra bien. También he sabido, por Kathy Conan, que Josefa pudo hablar con Josefina Ramos (Puerto Rico) y le dijo que estaba bien. Esta mañanahe recibido la llamada de Marisol Soler y de Viky Lugo.Estoy sin palabras. Si tantos edificios importantes (Palacio Presidencial, ministerios, hoteles de lujo etc.) que se supone tienen un mejor mantenimiento que los demás, se han venido abajo, ¿qué habrá sido del resto?El 2009 ha sido, lo que podríamos llamar un "buen año": la violencia disminuyó mucho, se arreglaron algunas carreteras, se mejoraron las instalaciones del aeropuerto... y me imagino que ahora habrá que empezar otra vez de cero.Lo peor es el sufrimiento de la gente. La miseria de muchos barrios de Puerto Príncipe es espantosa y puedo imaginar lo que van a ser los próximos meses. Con los lugares de trabajo destruidos…Nunca nos enteraremos realmente del número de muertos (hay mucha gente que no está siquiera registrada en el Registro Civil) y los miles que han perdido familia y casa... ¿a dónde irán ahora?Yo tengo pasaje para volver el 23. Espero que para entonces el aeropuerto esté en servicio. Me volvería hoy mismo para estar con la gente y ayudar en lo que se pueda, pero no es posible.Cuando tenga contacto directo con Haití volveré a escribir. Gracias por vuestro interés.